Alzheimer ¿Qué es?

ALZHEIMER, ¿QUÉ ES?


En el año 1907 un neurólogo alemán, llamado Alois Alzheimer, se encontró en la consulta con una mujer de 51 años cuyas facultades intelectuales habían desaparecido gradualmente en cuatro años, convirtiéndose en el primer caso publicado de lo que hoy en día todos hemos oído hablar: la enfermedad de Alzheimer.

El Alzheimer antes desconocido por muchos convive hoy y forma parte de un número importante de nuestros hogares. La población envejece y como consecuencia de ello el número de enfermos de Alzheimer se eleva proporcionalmente.

Pero, ¿sabemos qué es el Alzheimer? ,¿Es un problema de pérdida de memoria? ¿Es una enfermedad únicamente de la tercera edad? A estas y otras muchas cuestiones trataremos de responder con la presente memoria, para intentar realizar un acercamiento al mundo de las demencias en general y al del Alzheimer en particular. La incertidumbre es un estado que provoca malestar e inseguridad, por tanto queremos que desde la información y el conocimiento, ayudemos a muchas personas a sobrellevar esta enfermedad ya que irremediablemente nos toca convivir con ella.

Comenzaremos con una definición del término demencia, enfermedad caracterizada por una disminución de la capacidad mental donde predominan algunos síntomas como son la pérdida de memoria, la dificultad para resolver problemas, desorientación (espacial, temporal y personal), alteración del juicio, reducción de la capacidad para realizar tareas abstractas, dificultad para expresar e interpretar sentimientos apropiadamente; las personas con demencia hallan dificultad para realizar las tareas de la vida diaria y su personalidad es posible que progresivamente se vaya modificando. Todos estos síntomas se engloban en un deterioro de las funciones intelectuales que invariablemente interfiere en el funcionamiento diario. La persona con demencia sufre una disminución en su actividad previa, ya no es capaz de realizar las cosas como antes las hacía, pensar como antes pensaba, en resumen, la persona con demencia parece no ser la misma persona que era antes.
Sin embargo, lo que quizá no todos sepamos es que son muchas las cosas que pueden hacer estas personas y es en este punto donde tiene sentido la labor que desde AFAVILA desempeñamos en la Unidad de Estimulación, una labor que parte de la convicción de que es posible frenar el deterioro de esta enfermedad a través de actividades de estimulación en las que se trabajen las distintas áreas mentales y físicas de la persona.

La enfermedad de Alzheimer se presenta como la causa de aproximadamente el 60% de las demencias, es una enfermedad neurológica progresiva en la que se produce una disminución de neuronas, que son las células encargadas de diversas funciones tales como el lenguaje, la memoria, la coordinación de movimientos, etc. Según la zona cerebral que se vea afectada por esta reducción neuronal, las manifestaciones serán unas u otras.

En la enfermedad de Alzheimer se observan dos estructuras típicas. Por un lado están las placas seniles o neuríticas, formadas por restos de neuronas degeneradas, que afectan principalmente a zonas relacionadas con la memoria y el pensamiento. Por otro lado, otra de las estructuras presentes en el cerebro de un enfermo de Alzheimer son los ovillos neurofibrilares, acumulación de cierto tipo de filamentos dentro de determinadas neuronas, impidiendo su normal funcionamiento.
El inicio de la enfermedad es gradual y muchas veces pasa desapercibido, achacando las quejas de memoria a la edad. La duración de la misma es variable, oscilando desde los dos hasta los veinte años.
El avance de la enfermedad es progresivo y atraviesa una serie de fases:

1ª fase-Leve: al comienzo de la enfermedad la persona puede percibir que algo en ellos no funciona como antes. La persona puede compartirlo o tender a ocultarlo para que los demás no se den cuenta.
– La característica fundamental de este estadio son los olvidos, encontrando problemas para recordar lo que acaba de ocurrir o lo que le terminan de decir.
– Se produce una disminución de la capacidad de concentración y una falta de interés.
– También es evidente en esta primera fase la desorientación temporal, no sabiendo la persona el día en el que vive.
– Las personas que conviven con el enfermo pueden detectar el inicio de la enfermedad observando cambios en su capacidad de juicio, por ejemplo en la forma de vestir, no eligiendo la indumentaria adecuada, o por la realización de otras acciones que nos resulten inusuales (no ir a misa cuando todos los domingos le gustaba ir…)
– Por último será también en esta primera fase cuando se pueden manifestar cambios en la personalidad. Dependiendo de la persona los cambios pueden ser en forma de ansiedad, depresión, enfado, agresividad, etc.

2ª fase-Moderada: en esta fase aumenta la confusión del enfermo y necesita supervisión continua.
– la memoria reciente está afectada significativamente.
– la desorientación espacial es evidente, perdiéndose fácilmente.
– necesita supervisión en las actividades de la vida diaria (AVD): no varían en el vestuario, se visten mal, necesitan ayuda para el aseo…
– tienen dificultad para la comprensión de instrucciones fáciles.
– encuentran problemas para realizar operaciones de cálculo.
– la comunicación se encuentra afectada, tanto en la expresión como en la comprensión.
– es posible la aparición de problemas comportamentales que variarán dependiendo de la persona pudiendo manifestarse en forma de agresividad, negativismo, agitación, etc.
– en esta fase la persona tenderá a aislarse evitando la interacción social.
– la afectividad también se encuentra alterada, pudiéndose presentar reacciones inadecuadas ante determinados hechos.

3ª fase-Severa: la persona en esta tercera fase es dependiente totalmente y su desorientación es prácticamente total.
– la memoria reciente es inexistente.
– la persona apenas sabe donde está.
– memoria a largo plazo también afectada, no reconociendo personas cercanas, familiares…
– dependiente para todas las AVD: incontinencia, ayuda para comer, apoyo para caminar si es posible…
– comunicación: apenas pueden articular palabras, disminución de la iniciativa comunicativa.

Es en la fase leve donde cobra mayor importancia el diagnóstico ya que la detección precoz permite iniciar la estimulación cognitiva cuando más eficaz resulta.

Un pensamiento sobre “ALZHEIMER, ¿QUÉ ES?”

  1. me siento identificada con algunas de las cosas que comentan desde que pase los 30 años ..me olvido cosas que hice el instante anterior ..y algunas otras consecuencias…a quien deberia consultar ..hoy tengo 35 años …yo me veo normal ..pero leyendo esto ..uno nunca sabe…gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Ávila